Mi experiencia al conocer playa norte de Peñiscola

PLAYA NORTE PEÑISCOLA

La localidad castellonense de Peñíscola es bien conocida en todo el país por su imponente castillo, su encantador casco antiguo y por supuesto, también por sus playas, que año a año atraen a miles de turistas hasta este rinconcito tan especial del Bajo Maestrazgo. Los visitantes que prueban estas playas sus aguas no tienen más que palabras buenas y de elogio, pero como siempre, la calidad de algo debe ser comprobado por un mismo, así que me encaminé a Peñíscola dispuesto a comprobar si todo lo bueno que se decía de sus playas era cierto.

Elegí la playa más popular y grande de toda la ciudad, la Playa Norte, que además es la más cercana al Casco Antiguo, y goza de unas espectaculares vistas del Castillo. Lo primero que llama la atención es la amplitud de la playa, ya que son cinco kilómetros de arena fina y muy bien cuidada, por lo que a pesar de que suele haber mucha gente disfrutando de la misma, siempre se suele encontrar un buen sitio para clavar la sombrilla.

Los servicios que ofrece esta playa son magníficos, y adaptados para cualquier usuario que quiera disfrutar de un buen chapuzón en las aguas del Mediterráneo. La calidad del agua y de la arena es mejor incluso de lo que esperaba, ya que pensaba que al ser una zona tan popular, la gran cantidad de gente que venía a disfrutar de esta playa acabaría estropeando un poco la propia calidad de la misma. Sin embargo, los servicios de limpieza y vigilancia están magníficos en ese sentido, consiguiendo que todos los usuarios se sientan a gusto y protegidos en la playa.

Disfrutar de la Playa Norte es una opción magnífica después de haber probado los exquisitos vinos de Rojo Picota Peñiscola, o de haber tomado cualquier plato de la gastronomía típica de la zona en el Casco Antiguo, que está apenas a cinco minutos del inicio de la playa. El Sol, la buena comida y el buen vino, unidos en una misma zona para los amantes de la buena vida.

Leave a Reply