Calas en Peñiscola que no te puedes perder

CALA ORDI PEÑISCOLA

La tranquilidad y el relax son bienes muy preciados en nuestros tiempos, en los que parece que todos nosotros sufrimos de estrés y preocupaciones diarias a causa del trabajo, los problemas con la familia o amigos, las responsabilidades, la incertidumbre ante la situación política y económica… De vez en cuando debemos desconectar y encontrar un lugar en donde podamos disfrutar de un poco de tranquilidad, donde nadie nos moleste y las preocupaciones desaparezcan.

En la hermosa ciudad de Peñíscola y sus alrededores existen sitios privilegiados para esto. Son las calas recónditas y naturales, mucho menos conocidas que las grandes playas del municipio, en donde el arrullo de las olas del mar y el entorno agreste nos  harán sentir únicos durante el tiempo que pasemos allí. Acudir a cualquier evento en Peñíscola, ya sea por trabajo o por placer, y no visitar alguna de estas hermosas calas es como no haber conocido la parte más natural y escondida de la Ciudad del Mar.

Existen varias calas interesantes en los alrededores de Peñíscola, pero nosotros hemos querido escoger las tres imprescindibles, esas que no te puedes perder:

-          Cala Puerto Azul: es una de las más amplias y conocidas de Peñíscola, pero aun así esta mucho menos masificada que las grandes playas. Se compone de guijarros y arena, y es un sitio bastante tranquilo la mayoría del tiempo.

-          Cala Ordi: mucho más pequeño y algo más inaccesible, Cala Ordi es el refugio de los que verdaderamente quieran disfrutar de un rincón agreste y salvaje. Con solo 50 metros de longitud, está compuesta en su mayoría por guijarros y grava.

-          Cala Volante: uno de los secretos mejor guardados de Peñíscola, una preciosa playa de apenas 30 metros con arena fina y dorada y un acceso muy sencillo, para que cualquiera pueda disfrutar de la paz natural que se respira en este rinconcito tan especial.

Leave a Reply